Sweet & Sour: FUDGE "EXPRESS" DE CHOCOLATE Y AVELLANAS

lunes, 2 de diciembre de 2013

FUDGE "EXPRESS" DE CHOCOLATE Y AVELLANAS


Fudge, traducido directamente del Inglés, viene a definir un pequeño dulce de azúcar.  Una receta en la que el azúcar es elemento principal.  

Pero fudge como tal, en respostería, podemos encontrar hoy en día una infinita variedad. Desde el fudge tradicional americano, consistente en una especie de toffe denso que solidifica y al que se le añaden por lo general frutos secos, pasando por el fudge de chocolate, que es un caramelo similar al fudge de toffe, pero que incorpora cacao tradicionalmente o chocolate, hasta el fudge caliente que en consistencia crema, se utiliza para rellenar o cubrir tartas, helados o frutas.

A todos estos dulces se le viene denominando fudge, si es o no correcto la utilización de la palabra "fudge" para definirlo lo ignoro, pero lo cierto es que se utiliza.


Los ingredientes principales en el fudge tradicional americano, son como no, el azúcar, la nata o leche y la mantequilla. Se calientan hasta alcanzar los 116ºC en que se funde, eso si, sin dejar de remover para conseguir una consistencia cremosa y pegajosa como un caramelo, pero a la vez blanda y elástica como el toffe. Después se traslada a un molde y se deja enfriar totalmente hasta que solidifica, cortandose posteriormente en porciones de bocado que se degustan mientras se deshacen lentamente en la boca.

Como os digo con posterioridad se le ha incluido en las recetas, cacao, chocolate, vainilla, licores o frutos secos.... dando lugar a una amplia variedad de "fudge".

En Gran Bretaña, el fudge preparado con azúcar moreno, parece ser que se denomina Penuche, y también se le suele incorporar golden syrup y jarabe de arce.  

En concreto, el que hoy os traigo, es una versión "express" de chocolate y avellanas, porque se sustituye el caramelo o toffe por leche condensada. Son deliciosos tras una comida, o como picadita entre horas, ya que se deshace lentamente mientras lo paladeas.

Vamos con ellos.


 INGREDIENTES: (Para un molde de turrón de unos 15 x 20 cm  de unos 300 gr.)

- 100 gr. de avellanas tostadas sin ninguna pielecilla.
- 250 gr. de chocolate 52% (Nestle postres).
- 65 gr. de mantequilla en cubitos.
- 200 gr. de leche condensada.
- 1 Tsp/c.p de extracto de vainilla de calidad.
- 1 pizca de sal común   

*Medidas y conversiones.
c.p: cucharilla de postre.


PREPARACIÓN:

Comenzamos tostando las avellanas en una bandeja en el horno a 130ªC, durante  minutos. Sacamos, reservamos hasta que estén totalmente frías y partimos a ser posible en mitades.

En un cazo al baño maría, sin que el agua ni hierva ni toque el fondo del segundo recipiente, fundimos el chocolate con la mantequilla hasta obtener una mezcla homogénea. Añadimos entonces la pizca de sal y volvemos a mezclar para repartirla bien.

Lo apartamos del fuego y añadimos la leche condensada, revolviendo  con suavidad hasta que la mezcla haya absorbido la leche condensada. Incorporamos entonces el extracto de vainilla y mezclamos bien.

Por último incorporamos las avellanas tostadas, ya frías.



Vertemos esta mezcla, densa pero elástica, en el molde de silicona y alisamos bien la superficie.  Cubrimos con una lámina de papel de horno y llevamos al frigorífico toda la noche. Es conveniente que esté bien frío antes de desmoldarlo pues de lo contrario, costará que salga límpiamente del molde.

Cortamos en pequeños cuadraditos y si vamos a utilizarlos para regalo, envolvemos en papel acerado. A disfrutar.

Se conserva bien mucho tiempo guardado en caja hermética y lejos de calor y la humedad. Si guardamos en el frigorífico es conveniente sacarlo un cuarto de hora antes de degustarlo para que se atempere. 


Consejos:

- Se pueden sustituir las avellanas por cualquier otro fruto seco que mas os guste, pero para mi parecer las avellanas y el chocolate hacen un matrimonio excepcional.

- Si no disponemos de un molde de silicona de ese tamaño, deberemos fabricar uno con papel de horno y cartón, o revestir el que tengamos de papel de horno para una fácil extracción.

- Tened cuidado al manipularlos para empaquetar. Con el calor de las manos tiende a deshacerse, al igual que con el calor del paladar. Pero son deliciosos.

VIRGINIA.

35 comentarios:

  1. Que maravilla, y que buena explicación. Había oído hablar de este dulce, pero nunca lo he probado, es una bomba, pero creo que merece la pena intentar hacerlo estas navidades. Yo me se de una pequeñaja a la que le va a encantar!!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Qué buena pinta, es un pecado sacar esto por ineternet a pobres incautas como yo... Para comérselos de una sentada, con permiso del gremio de dietistas y endocrinos. Un besote.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que me encantan estos dulces delicados que se funden en la boca. Tengo unos pendientes de publicar pero se me van a juntar con éstos porque esta misma semana los hago.
    Un besito desde Las Palmas y feliz semana.

    ResponderEliminar
  4. Una maravilla para los sentidos !!! Y una versión sencillita que se agradece, pues nada a la lista de pendientes!
    Besos y feliz semana,
    Palmira

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué ricos tienen que estar Virginia! Y nos explicas la historia súper bien. Había escuchado hablar de ellos pero no conocía de dónde venían y tampoco los he probado. Muy bien presentados también, con esos papelitos tan bonitos.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Vaya delicia!!! Tienen una pinta increíble y el problema que tienen es que creo que al probar el primero será muy difícil resistirse a acabar con la bandeja :)

    ResponderEliminar
  7. Qué caprichín más delicioso, me cojo mi porción. Un abrazo y feliz semana, Clara.

    ResponderEliminar
  8. creo que no he probado todas las versiones del fudge, pero no me importaria, creo... jeje

    ResponderEliminar
  9. Que aspecto, por favor. A mi me encanta la mezcla de avellanas y chocolate, casi más que con almendras, lo único que pondría uno del 70% que prefiero más oscuro. Preciosas fotos. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Me encanta Virginia! ni bombas ni na, un dulce de 10!!

    ResponderEliminar
  11. Hola preciosa!!
    Yo quiero, yo quiero, yo quiero!!!
    Qué delicia, una maravilla de fudge, esa mezcla con avellanas me fascina, tengo que hacerlo, que ya sé que tus recetas son garantía de éxito!
    Un besito enorme y feliz semana!

    ResponderEliminar
  12. Te ha quedado de lujo, Virginia! Un fudge delicioso!
    Besos!

    ResponderEliminar
  13. Tiene todo la pinta de fundir en la boca, mmm que rico. Tu blog huele a navidad. Besos.

    ResponderEliminar
  14. Espectacular y en formato mini me gusta mucho mas
    Bss

    ResponderEliminar
  15. Divinisimooooooooo no lo siguiente seguro esta de rexupete, tomo nota por que me pierde el xocolate y las avellanas.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar
  16. En mi punto de mira están, tal cual te he comentado por otra vía. Hace tiempo conocí otra receta más express que la tuya si cabe que se hace en cinco minutos en el microondas. Es de Bea, de Sin salir de mi cocina. Pero lo que sí es express es la velocidad en que desaparecen de su envoltorio. ¡Vuelan en un visto y no visto!

    Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  17. A mi me parecen perfectos, y el envoltorio es ideal! en mi caso serian un buen regalo para los invitados, seguro que a más de uno se le iluminaría los ojos, y ya que yo no puedo comerlos al menos tendría la alegría de ver como los demás disfrutan. Yo ya disfruto viéndolos aquí!
    Un besito guapa

    ResponderEliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  19. Tu post de hoy me viene como anillo al dedo (como todos) porque siempre me lío y no sé diferenciar entre fudge, “salted caramels” y toffee (¡ignoraba que llevara nata!), … es una gama de sabores y sensaciones que me encanta y siempre he tenido ganas de hacerlo en casa pero, para eso, primero hay que saber lo que es cada cosa. Gracias.

    Hace poco estuve en Perú y una amiga me regaló 2 cajas de bombones: unos de Pisco y otros de Gianduja. Sólo pude probar uno de pisco, el resto de la caja desapareció sin que me enterara, así que ataqué los de Gianduja y me encantaron.

    Te cuento todo esto porque precisamente se me ocurrió hacer una especie de turrón de Gianduja y ahora que he estado en Italia, compré una botella de licor de “Gianduia”. Tengo una amiga a la que le chiflan las avellanas y como se acercan las navidades, quería hacerle un dulce que pudiera preparar en forma de regalo, especialmente para ella. Y viene Vir y me altera con sus incursiones deliciosas.

    ¿Qué te parece hacer un fudge con chocolate, avellanas y licor de Gianguja? Luego los envuelvo así tan monos como tú lo has hecho y ya tengo un regalo super especial para esa amiga que no quiere un regalo comprado en unos grandes almacenes y que se va a desmayar cuando lo pruebe. Suponiendo que se me dé tan bien como a ti, que tienes una mano y un gusto que ya quisiéramos muchas. Vir, gracias por compartir siempre!

    ResponderEliminar
  20. Hola Virginia, el fudge me encanta, sin embargo me resulta un dulce difícil de lograr porque yo creo que al incluir tofee es fácil que de un resultado escesivamente pegajosos. por ese motivo me parece todo un acierto tu sustitución. El modo en que te han quedado me recuerda a unas chocolatinas suizas que suele traer mi marido de viaje. La siguiente vez te guardo unas para que las pruebes ;)
    Un beso y buenas noches!

    ResponderEliminar
  21. Que monada de bocado y con ese papel que me ha encantado, no los he comido pero con lo que llleva tu trae para aquí que no le hacemos un feo. Bss

    ResponderEliminar
  22. Pues yo estaba pensando en algo así para regalar estas navidades. En casa hay un pacto de no agresión con regalos navideños, solo a los niños, los adultos na de na, quien necesite algo que lo compre o que lo pida... somos un poco rancios, según como lo mires.

    Pero yo siempre regalo algo "comestible" no puedo evitarlo!

    ResponderEliminar
  23. Ains, me has traído recuerdos de Chicago. La primera navidad que pasé allí, la madre de mi amiga a mitad de Diciembre, andaba haciendo pruebas y un día nos trajo fudge para que lo probáramos, así parecido al tuyo con frutos secos. Me encantó. Y mira por dónde ahora puedo hacer uno, porque la verdad me parecía que todo esto del caramelo era complicado.
    Perfecto!!!!! hay que probarlo en breve.
    Besos y feliz semana!!!!!!!

    ResponderEliminar
  24. Super apetecible!!! Con una delicada y atractiva presentación. Perfectos como dulce navideño!!!

    ResponderEliminar
  25. Una maravilla Virginia quien no se comeria uno ahora mismo? Besos!!

    ResponderEliminar
  26. La verdad es que las fotos son de pasar la lengua por el monitor ...... se puede hasta oler !!!! a estas horas de la mañana y despues de mi té matutino te robaba unos cuantos .... jeje lastima de mis lorcitas ......
    Besos

    ResponderEliminar
  27. Virginia, tienen que estar de lujo estos fudges y nos has dado con esta entrada una idea magnífica para regalar en estas fechas,

    un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Divinos, y además fáciles de hacer y quedan súper bonitos como regalo, ademas, perfectamente explicado, has pensado en todos los detalles. Un abrazo.

    besosdecanelaymenta

    ResponderEliminar
  29. que buen buena buenisima pinta!! no me extraña que mi hija esté enamorada de tu blog.
    Un besito.

    Regla (A comer con mamá)

    ResponderEliminar
  30. Diosssss miooo !!!! Y yo que estoy intentando contenerme en el apartado dulces para luego pegarme el atracón en Navidad... Menuda tentación estos fudges, sobre todo que la elaboración es sencillísima.
    Gracias Virginia !!

    ResponderEliminar
  31. Lo dicho … hoy lo he hecho: Fudge de chocolate negro con avellanas y Gianduja. Resultado: Excelente !!! Mil gracias por compartir esta receta tan rica, nunca pensé que yo haría un fudge, estaba resignada a comprarlo en Fortnum & Mason! He seguido tus instrucciones al pie de la letra y ha quedado delicioso. Es tal cual lo describes, se deshace en la boca y en las manos también, a pesar de que hice los envoltorios con ayuda de una espátula. No veas el punto que le da la Gianduja. Me chifla el sabor y ya tengo claro que se lo voy a hacer de regalo a una amiga, pero es que pierde consistencia al poco tiempo de sacarlo de la nevera. Yo creo que cuando se vaya a su casa en el coche se le van a derretir. Quizás sólo conserven su textura envueltos en el papel de hornear y guardados en una lata hermética, porque me temo que en la bolsita de celofán se van a desmayar!!! ¿Alguna sugerencia?

    ResponderEliminar
  32. El otro día me regalaron un libro de dulces americanos y me quedé enganchada al fudge, pero tu versión express es la que me voy a llevar, parece tan fácil.... hay madre como salga bien, ya me veo haciendo fudge todo el día. Feliz Año.

    ResponderEliminar

Gracias por visitar mi cocina y dedicar un tiempo en dejar tu comentario. Todos vuestros comentarios son infinitamente agradecidos, aunque no siempre disponga de tiempo para responderte. Si eres un@chic@ "no reply" será mas dificil comunicarnos.

Si quieres hacer cualquier consulta hazlo por este medio o si prefieres utiliza mi correo electrónico: vir.martin7@gmail.com

Por falta de tiempo este blog no participa en cadenas de premios, ni memes. De todas formas agradezco enormemente que hayas pensado en mi.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...