Sweet & Sour: CHARLOTA DE FRAMBUESAS Y FRESAS

lunes, 25 de junio de 2012

CHARLOTA DE FRAMBUESAS Y FRESAS





Whole kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Junio, nos invita a preparar un clásico francés "Charlota". 

Lo que hoy conocemos actualmente como charlotté es una tarta inicialmente de origen inglés, aunque actualmente es quizás mas conocida su posterior variante francesa. En concreto la posterior versión francesa consiste en el forrando de un molde de bordes altos con bizcochos de soletilla o genovesa para modelar la linea exterior del pastel y darle ese aspecto característico. Su interior se rellena con capas de bizcochos y cremas y finalmente se sirve fría.

Según se dice, los ingleses dieron este nombre a finales del siglo XVIII, principios del XIX, a un postre en honor a la reina Carlota, esposa del rey Jorge III. En aquel entonces se trataba de una compota de frutas aromatizada con limón y canela, y se vertía en un molde redondo, con bordes ligeramente acampanados, tapizado de rodajas de pan o de brioches tostados y untados con mantequilla. El conjunto se cocía en el horno, se desmoldaba y se servía tibio, con una crema inglesa fría. El ejemplo clásico es la charlotte de manzanas. 




En Francia fue Antonin Carême (1784-1833) "cocinero de reyes y rey de cocineros", quien al crear la "charlota â la parisien" puso de moda la receta que hoy conocemos como tal, incluyendola para la posteridad en sus libros de gastronomía francesa, Le Pâtissier royal Parisien y Le Pâtissier Pittoresque 1815, auténticas biblias de la gastronomía gala.


Antonin cubría las paredes y el fondo del molde con bizcochos de soletillas empapados del licor o café y lo rellenaba de una crema, bien bavarois, bien mousse, sirviendo el postre helado.





En este caso para la propuesta de Whole Kitchen, he optado por una charlota que suelo preparar habitualmente para las comidas veraniegas que preparamos en casa. Está basada en la receta del repostero francés Sêbastien Serveau, y que aparece en su libro "Charlotas", parte de unos pequeños libros de cursos que de seguro muchos de vosotros ya conoceréis. 

Es una Charlota que desde que la vi quise prepararla, sus sabores a frutos rojos os cautivarán y exteriormente resulta muy vistosa.


Se trata de una charlota de fresas y frambuesas, tapizada por biscuits rosas de Reims y guardando en su interior una gelatina de fresas y una mousse de frambuesas, todo ello sobre unos bizcochos de soletillas remojados en almíbar aromatizado con licor y cubierto por una gelatina de fresas. Como veis, un postre de 10.

Da un poco de trabajo los días previos preparando los dos tipos de bizcochos, que como habeis visto ya los hemos preparado en las entradas previas y teneis la receta, pero lo que os digo siempre, si os organizáis bien los pasos y el tiempo resulta muy fácil. No solo vamos a dedicarnos a preparar postres sencillos, de vez en cuando tenemos que sacar a pasear nuestro corazón de reposter@s.


Así que vamos pues con la receta.





INGREDIENTES: (Para 4-6 personas)


Para la gelatina de fresas:

- 200 gr. de puré de fresas.
- 300 gr. de fresas límpias troceadas.
- 125 gr. de azúcar.
- 13 gr. de gelatina en hojas (6,5 hojas).
- 18 fresas pequeñas enteras, límpias y sin rabito.

Para la mousse de frambuesas:

- 230 gr. de puré de frambuesas.
- 9 gr. de gelatina en hojas (4,5 hojas).
- 20 gr. de azúcar.
- 250 gr. de nata para montar 35% M.G.
- 6 gr. de aguardiente de frambuesas eau-de vie.

Para el almíbar aromatizado:

- 300 gr. de agua.
- 250 gr. de azúcar.
- 3 gr. de de aguardiente de frambuesas eau-de vie.


 PREPARACIÓN:

Comenzamos preparando un par de días antes los biscuit roses de Reims con la receta que vimos estos días atrás aquí, y lo mismo hacemos con los bizcochos de soletilla  con la receta que vimos aquí.




El día anterior preparamos la gelatina de fresas.

Preparamos 200 gr de puré de fresas, con algo mas de ese peso de fresas y las trituramos con la batidora de mano. 
Llevamos a calentar en un cazo mediano, a fuego medio-bajo. Añadimos los 300 gr. de fresas troceadas y el azúcar, y mientras se calienta ligeramente no dejamos de remover para que no se nos pegue el azúcar al fondo.

Ponemos entre tanto la gelatina en remojo en agua fría (5 minutos).

Pasado este tiempo, escurrimos bien la gelatina y la incorporamos, fuera del fuego ya, a nuestro puré templado.

Mezclamos rapidamente la gelatina con ayuda de un batidor de mano para que no nos queden grumos. Reservamos.




Preparamos una bandeja de horno y la forramos con papel film. Os servirá una bandeja mas bien pequeña, pues tened en cuenta que luego esta preparación debe ir al congelador y debe cabernos bien en su interior.

Colocamos sobre el film un aro de 14 cm aproximadamente y vertemos en su interior solo 200 gr. de esta preparación de gelatina. El resto lo llevamos a un bowl y a la nevera hasta su posterior uso, ya que será el acabo final de la charlota.

Ojo, a la hora de verter la gelatina en el interior del aro debemos esperar a que esté un poco densa, para que no se nos escape nada por la parte inferior. Si estuviera muy liquida podría ocurrir.

Clavamos en la gelatina las fresas enteras que teníamos reservadas. Una a una, dejando la zona del pedúnculo abajo y el piquito final arriba, que sobresalga de la preparación.

Llevamos al congelador por espacio de 2 horas para que endurezca.




Entre tanto preparamos el almíbar con aguardiente.

Ponemos en un cazo medio el agua y el azúcar y llevamos a fuego medio revolviendo continuamente hasta que el azúcar se haya disuelto. A partir de este momento no lo volvemos a tocar.

Dejamos que vaya cogiendo calor y cuando empiece a burbujear, lo dejamos por espacio de unos 5 minutos.

Retiramos del fuego y añadimos el aguardiente. Revolvemos y llevamos a un tupper tapado para que se vaya enfriando y no nos salga costra mientras se entibia. 




A continuación y mientras nuestro almíbar y nuestra gelatina de fresas enfrían, preparamos la mousse de frambuesas.

Comenzamos preparando el puré de frambuesas, triturándolas con la batidora de mano. Si queréis quitar las semillitas, deberéis utilizar muchas mas frambuesas que la cantidad que queréis obtener de puré, pues al pasarlo por un tamiz se pierde mucho peso. 

En mi caso lo dejé tal cual, me gusta encontrarme las semillitas, y estéticamente no me parece que queden mal.



Listo el puré de frambuesas, calentamos un poco de este puré mientras dejamos en remojo en agua fría las hojas de gelatina.  

Entibiado el puré sacamos del fuego y añadimos las hojas de gelatina. Mezclamos bien con ayuda de un batidor de globo para no dejar grumos. Añadimos los 20 gr. de azúcar y el aguardiente y revolvemos. Reservamos.

Sacamos la gelatina de fresas del congelador y le retiramos el aro. Reservamos. 




Montamos entonces la nata bien fría como siempre, pero sin que quede excesivamente dura.

Montada nuestra nata le añadimos el puré de frambuesas, con  ayuda de una espátula y con movimientos envolventes, mezclando con mucho cuidado para que no se nos baje la preparación.

Vamos ahora con el montaje.

Preparamos una bandeja forrada con film como antes. Colocamos un aro de unos 15 cm y forramos con los bizcochos de soletilla remojados previamente en el almíbar aromatizado con aguardiente.



Abrimos ligeramente el aro, con mucho cuidado, hasta alcanzar los 16 cm aproximadamente. Vertemos una capa de mousse y con ayuda de una espátula o cuchara, hacemos un hueco en el centro de la mousse echándola hacia los bordes. Colocamos en ese hueco el circulo de gelatina de fresas que teníamos reservado, con las fresas hacia abajo. Apretamos ligeramente el circulo para que encaje bien.

Cubrimos con el resto de mousse de frambuesas y alisamos bien la parte superior con ayuda de una espátula.

Cubrimos con film y llevamos al congelador por espacio de la menos 12 horas.

El día que vayamos a servirla, y con unas 6 horas de antelación, la sacamos del congelador.

Retiramos el aro y la colocamos sobre una rejilla con un plato debajo.




Calentamos muy ligeramente el resto de gelatina de fresas que teníamos reservada. Lo justo para que se vuelva liquida pero que aun esté fría.

Con esta gelatina napamos la tarta, dejándola caer por los laterales.

Es conveniente que la mousse esté aun bien fría para que la gelatina se adhiera a la mousse por efecto del frío.

Llevamos a la bandeja de emplatar.




Mojamos los biscuit de reims en el almíbar aromatizado y vamos tapizando con ellos los laterales de la charlota, con el lado azucarado hacia el exterior. Si es preciso los cortamos para que queden a la altura. En mi caso no fue preciso pues utilicé un molde de mini- financiers, del tamaño idea.

Decoramos con unas frambuesas frescas la parte central de la charlota. Dejamos descongelar completamente  antes de presentar en la mesa.


Servimos acompañada de una cama de salsa de fresas tibia que nos ha sobrado de napar la charlota, o de un coulis de tibio de frutos rojos. El bocado frío y espumoso de la charlota en contraste con la salsa tibia es una delicia.


Se quedarán boquiabiertos con tamaña presentación, pero sobre todo les encantará la preparación, que de eso se trata.

Un lujo en todos los sentidos.




Consejos:

- Yo he usado como aro, un aro extensible. En concreto el que veis en la foto. Sirve para la gelatina

- La gelatina se añade a una preparación en caliente, pero nunca en una preparación hirviendo, debemos esperar a que entibie hasta los 50º o 60º.

 - Almíbar debe encontrarse tibio a la hora de empapar los bizcochos. Si está frío los bizcochos no se empaparán rápidamente, y si está muy caliente se pueden deshacer.

Para que los bizcochos una vez mojados en el almíbar no se sigan empapando es conveniente depositarlos en una rejilla.

- Para retirar un aro de una preparación congelada, el truco está en colocar la preparación congelada sobre un bowl del revés y darle un poco de calor con el secador, pero sin pasarnos ehhhh¡¡¡¡. El aro caerá por su propio peso y no se estropeará la parte superior de la mousse.

- Al usar un aro mas pequeño para el fondo de la charlota cuando colocamos los bizcochos, la mousse se repartirá luego al ampliarlo de forma mas uniforme.

- De hecho para que no queden huecos cuando la depositemos en el interior del aro, deberemos procurar rellenar primero los bordes laterales, terminando con el centro.

- Debéis napar la charlota con la gelatina justo después de sacarla del congelador para que la gelatina se adhiera bien con el frío a la charlota.

- Si los biscuit de reims son excesivamente largos, deberéis cortarlos al tamaño adecuado, pero para no estropear la capa de azúcar que será la que se verá, dadles la vuelta y cortarlos por el lado remojado en almíbar. Utilizad un cuchillo bien afilado y nunca uno de sierra, ya que podría estropearlos.

- El "eau-de-vie" es un licor  francés hecho a base de frutas, con doble destilación y muy ligero. Se puede sustituir por cualquier otro licor, que case evidentemente con los sabores de la charlota.


VIRGINIA

41 comentarios:

  1. Hola! Gracias por pasar por mi blog! Qué preciosa ha quedado tu charlotte, me ha encantado! Me quedo visitando tu blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marcela. Encantada de tenerte por aquí.

      Eliminar
  2. La presentación es preciosa, el corte espectacular y lo mejor el sabor, toda una delicia !!!!!!!!!
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. impresionante!!!!!!!!!!!!!!! dices que de 10, esto es de 20. es una tarta preciosa y seguro que la hago, gracias Virginia

    ResponderEliminar
  4. impresionante por fuera pero todavía más por dentro. eso debe estar riquísimo, además con una receta tan bien explicada no hay excusa para no pobrar.
    besos

    laurilla fondant

    ResponderEliminar
  5. Me he quedado con la boca abierta...!
    Siempre he tenido ganas de hacer un postre de este tipo, pero al final siempre me decido por cosas más sencillas, pero ahora ya me está picando de nuevo el gusanillo.
    Enhorabuena porque te ha quedado inmejorable!
    Un besico.

    ResponderEliminar
  6. Que bonito, el corte es precioso...como me gustaría probarlo...muchos besos

    ResponderEliminar
  7. Simplemente perfecto!! Tu charlota te ha quedado maravillosa y sutilmente bien!! Me encantan los frutos rojos y tu corte es perfecto!!

    Enhorabuena por la propuesta y por el blog.

    Un besito,

    ResponderEliminar
  8. No había visto nunca una tarta rellena de gelatina, siempre la había visto por encima. Además la charlota es preciosa, debe llevar bastante trabajo hacerla pero las fotos son impresionantes, transmiten tanto las texutras con las que has jugado, ojalá transmitieran también los baores y olores.
    Resumiendo: ¡Preciosa!

    ResponderEliminar
  9. Virginia, como lucen tus fotos. La tarta riquíssima. Vamos, que me gusta todo!
    Nani

    ResponderEliminar
  10. Me mataste!! bueno, esto es de lo mejor que he visto en años!!
    Una tarta de profesional.
    Los biscuit rose son el colmo del charme francés en repostería, tienen todo lo bueno, sabor, forma, color..y usarlos para la charlota... bueno, te condecoro y me postro a tus pies ;)

    ResponderEliminar
  11. Ayyy, Virginia he venido corriendo porque estoy que no respiro (me voy de vacaciones y ando súper apurada) a ver tu tarta y me parece una locura de bonita y de rica y fresquita, te ha quedado IMPRESIONANTE, te felicito de corazón, me ha cautivado tu tarta.

    un besazo, guapaaaa

    ResponderEliminar
  12. FICOU DIVINA...O QUE EU NÃO DARIA POR UMA FATIA..
    BOA SEMANA
    BJS

    ResponderEliminar
  13. Ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh, que maravilla, la apunto como pendiente de hacer....aunque no sé si me atreveré, imposible igualarla¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  14. Impresionante, maravillosa, la presentación, las fotos, los cubiertos...
    Y la charlota me ha dejado sin palabras...pero con unas ganas de probarla horrorosas!!!!
    Enhorabuena!!!
    Me quedo de seguidora.

    ResponderEliminar
  15. ME HABRIA ENCANTADO ESTAR ALLI PARA HACER EL PRIMER CORTE !!!!! Y COMER SEMEJANTE DELICIIIIIIAAAAAA!!!!
    MAGNIFICO !!!!!
    CARIÑOS.
    PD: te espero en mi blog para jugar !!!!!

    ResponderEliminar
  16. Que bonita presentacion y que perfeccion de relleno, te ha quedado genial
    Un saludo

    ResponderEliminar
  17. "Chapeau" por la presentación -pero sobre todo por la receta. Nos veremos por aquí.
    Saludos desde Waterbridge.

    -Andy-

    ResponderEliminar
  18. Wow!!! qué maravilla Virginia!!! Te ha quedado espectacular, vamos, que babeando me has dejao!!!

    ResponderEliminar
  19. Qué buena manera de usar las galletitas de Reims, hace una charlota preciosísima!!

    Y el corte es espectacular, además de no tener trampa ninguna (ha quedado perfecta hasta por dentro), tiene un aspecto delicioso!! Vamos, que si me dicen que la compraste en una pastelería de nivel y has puesto la foto para fardar, me lo creo. Jajajaja. Sí, sé que parece un feo cumplido, pero intenta ser halagador, jajaja.

    Me parece que no he visto nada de estos libros que comentas, así que voy a buscar un poquito, a ver si hay alguno que me gusta ;)
    De momento, eso sí, tu receta me la guardo, se me ocurre que se puede jugar con un licor de Cassis, que a mí me encanta, para hacer algo parecido ;)

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  20. Maravillosa, magnífica, preciosa y apetecible, me encanta!!!

    ResponderEliminar
  21. Por dios, qué maravilla!! Es preciosa, vaya de pastelería, da hasta penita hincarle el diente aunque tiene que estar buenísima!! Esta cae en cuantico termine el régimen!!

    (salgo como Erborina pero soy Alicia de amiloquemegustaescocinar!!)

    ResponderEliminar
  22. Hola, que lujo tu Charlotte, tomare nota y a lo que disponga del tiempo seguro la haré, me quedo por aqui curioseando tu lindo blog...

    ResponderEliminar
  23. IMPRESIONANTE !!

    Me ha encantado tu propuesta :)

    La mía mucho mas sencilla, pero también estaba rica :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Tienes todo el arte del mundo. Menuda propuesta has preparado.
    Solo tiene una pega, Virginia, y es que yo no la he probado.
    Has hecho un trabajo impresionante, tanto en la cocina como con la cámara. Cuanto te envidio esa paciencia.
    Mil besos guapetona.

    ResponderEliminar
  25. Que preciosa y maravillosa te ha quedado!!!!! Me parece inalcanzanble poder hacerla, pero ten por seguro que algún día lo intento!

    ResponderEliminar
  26. Que buena pinta, me apetece mucho tu receta, me parece fantástica y el acabado de la Charlotte te ha quedado estupendo. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  27. Virginia! Gracias por pasarte por mi blog, así he conocido el tuyo! Qué maravilla dios mio! Todo es precioso! Y tu charlotta es de revista! Las fotos, todo... super super original! Me quedo por aqui que ya he visto un par de recetas que quiero preparar! :)

    ResponderEliminar
  28. No me extraña que no quede nada.

    Estoy de sorteo en mi blog si quieres probar suerte.

    ResponderEliminar
  29. Espectacular cómo te ha quedado esta Charlota !!
    una propuesta fabulosa y solo de verla ya me entra ansia ;)
    Muchas gracias por pasarte por mi blog porque así he descubierto el tuyo y me encanta, por aqui me quedo para hacerte compañía.
    besos!

    ResponderEliminar
  30. maravillosa la receta, las fotos, la vajilla!!! habra que probarla porque no puede haber mas que un resultado positivisimo!!!! besos!

    ResponderEliminar
  31. Te ha quedado impresionante, ese corte es perfecto. Y esa cobertura uhmmm, a estas horas y sin comer paso directamente al postre. Un saludo

    ResponderEliminar
  32. Perfecto. Te doy un 10... pero vamos que te lo doy como todos los días... es que te superas!!!!

    Muchos besos,

    Belén

    ResponderEliminar
  33. De principio a fin, deliciosa... Tiene trabajo, pero merece la pena el resultado!!! Besos

    ResponderEliminar
  34. Virginia, que increible!! Es un trabajazo pero la verdad es que le hace justicia el esfuerzo!! Felicidades me parece una maravilla!!

    Besos.

    I.

    ResponderEliminar
  35. Nena!!! pero que buena!!!! ese plato con trozo partido que rebosa jarabe natural de las frambuesas, que dice cómeme!!!! por favor!!! impresionante!:))) te ha quedado y has quedado lucida lucida!!! felicidades preciosa!!! bss

    ResponderEliminar
  36. Virgina, pero cómo lo haces? Bueno esta es una pregunta retórica porque "cómo lo haces" lo explicas bien clarito en tu entrada. Me has dejado con la boca abierta. Chica eres una artistaza. No tiene desperdicio tu charlota. No he visto nada parecido. Y no me refiero a los blogs y al reto de WK de este mes. Me refiero en GENERAL.

    Una pasada.

    Tus hijas te harán la ola todos los días ¿no?

    Bss

    ResponderEliminar
  37. Virginia, estoy paseando con deleite por todo tu blog y además de la admiración que siento, he de decir que cada vez voy encontrando más cosas en común: el tipo de ingredientes, los props, las historias de las recetas, el gusto por la repostería pero también por la cocina india, qué gusto!
    Precisamente estoy proyectando una charlota para el cumple de una princesita que se llama Carlota. Y no te la pierdas, compré el libro de Sébastien Serveau, encargué los Biscuits roses de Reims a la casa Fossier porque no me creí capaz de hacerlos. Además, quería los mini, porque haré mini-charlotas en aros de 6,5 cm de diámetro. Seguiré tu receta paso a paso.
    Y me quedo por aquí, tan postrada como las demás!
    Un abrazo,
    Annick Nougat

    ResponderEliminar
  38. Nose como llegue a tu sitio! pero lo ame! gracias por las recetas! todo muy rico y super prolijo! saludos desde Argentina!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu visita Jenn. Me alegro mucho que te guste el blog. Un abrazo.

      Eliminar

Gracias por visitar mi cocina y dedicar un tiempo en dejar tu comentario. Todos vuestros comentarios son infinitamente agradecidos, aunque no siempre disponga de tiempo para responderte. Si eres un@chic@ "no reply" será mas dificil comunicarnos.

Si quieres hacer cualquier consulta hazlo por este medio o si prefieres utiliza mi correo electrónico: vir.martin7@gmail.com

Por falta de tiempo este blog no participa en cadenas de premios, ni memes. De todas formas agradezco enormemente que hayas pensado en mi.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...